PENSIONES (II)

Los cambios demográficos con  el ensanchamiento de la cúspide de la pirámide de población y el estrechamiento de la base están en la raíz de la crisis del sistema de pensiones. Es innegable  que  la proporción entre trabajadores activos y pensionistas se reduce en favor de estos últimos y que hay menos sueldos para pagar más pensiones.

ESTAR ENGAÑADOS O ENGAÑAR.

Despreciar estos hechos, decir que la subida de pensiones se consigue manifestándose en la calle sin tener en cuenta los datos  y estadísticas oficiales es querer permanecer engañado o, lo que es peor, ser consciente del problema pero  optar por  el engaño a la ciudadanía. La realidad es cruda, pero ignorarla es suicida. Los países que lo han hecho  han acabado aceptando soluciones más duras que las previstas en un principio. Retrasar la solución de los problemas, aunque la solución sea amarga no lleva más que a  agravar el problema. No existen soluciones mágicas, las fantasías ideológicas  sólo conducen a países en ruina.

DESDE EL INDEPENDENTISMO.

Pero lo que ya es delirante es que desde las filas del independentismo  se haga demagogia con el tema de las pensiones. Por definición, un independentista plantea la ruptura de la Caja Única de las Pensiones para repartir entre los habitantes de su territorio  los ingresos de sus trabajadores. Significa que si en el País Vasco la pensión media es de  1.404 euros y en Extremadura de 944, el independentista quiere que con el dinero de los trabajadores vascos se dejen de financiar las pensiones de los de Extremadura. Que esta opción  la defienda quien se reclama de izquierdas no es  solamente cínico. Decirnos que el independentismo es progresista es, simplemente, una desvergüenza.

OTRAS PROPUESTAS..

El Banco de España en su último informe de este mes de Octubre advierte que el sistema de pensiones requiere reformas de calado ajustando tanto ingresos como gastos. “El aumento de la tasa de dependencia, por el incremento de la esperanza de vida y la jubilación de los babyboomers, continuará presionando al alza el gasto en pensiones durante las próximas décadas.”

El Banco de España propone incrementar la edad real de jubilación. Apunta que eliminar el tope máximo de cotización, es decir, incrementar las cotizaciones de trabajadores y empresas supondría una disminución del empleo.

Un incremento de impuestos sería una alternativa – dice el Banco Central. “Las cotizaciones sociales están por encima de las de la UE, siendo menor el tamaño de los impuestos indirectos…Un incremento de los impuestos podría afectar a los propios pensionistas.”    En Francia, por ejemplo, cada trabajador paga el 10%  de su sueldo para el mantenimiento de las pensiones y cada pensionista el 6´5% de su pensión. Finalmente, el Banco de España propone incentivos fiscales al ahorro y a la contratación de planes privados de pensiones.

Haz clic para acceder a arce021019.pdf

Por su parte, el presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal, José Luís Escrivá, cree necesario elevar la edad real de jubilación hasta los 67 años, lo que permitiría, dice, “corregir más de la mitad el problema del gasto.” Propone también que el cálculo de la pensión se haga recogiendo toda la vida laboral en vez de los últimos 25 años, lo que en la práctica significa una disminución de las pensiones. Simultáneamente  considera necesario poner en marcha políticas de fomento de la natalidad.

LO QUE HACEN OTROS.

En estos casos es bueno conocer que hacen otros países de nuestro entorno, cómo han afrontado los problemas y cuáles son sus pensiones.

                España con un PIB per cápita de 25.700 euros tiene una pensión media en España es de 1.140 euros y la tasa de sustitución, es decir, el porcentaje que representa la pensión respecto al último salario cobrado por el trabajador, es del  82%.

En Holanda  con un PIB per cápita de 44.900 euros,  la pensión pública es de 1.217euros. Cada jubilado cobra además una media de 2.306 euros de planes de pensiones privados y de empresa. La tasa de sustitución se sitúa en Holanda en el 33,51%. Si sumamos a la pensión pública los planes privados la tasa se eleva al 97%.

Alemania: PIB per cápita: 40.300 euros. Pensión media 1.003 euros. Media de planes de pensiones y privados 1.250. El 71% de la población en edad de trabajar tienen estos planes privados. La tasa de sustitución es del 50%. ( Datos OCDE)

Dinamarca. PIB per cápita: 51.500 euros. Pensión pública media: 1.072 euros. Planes privados y de empresas: 1.641 euros.  El Estado también obliga a todas  las empresas y empleados  a suscribir un plan de empresa. Funcionarios y autónomos tienen los suyos. Además, se incentivan los planes privados. Tasa de sustitución: 17% del salario medio.

Francia. PIB per cápita: 35.000 euros. Pensión media 1.086 euros. Pensión complementaria con planes privados 788 euros. Tasa de sustitución 67,7%.

Reino Unido. PIB per cápita: 36.000 euros. Pensión asistencial 587 euros. Pensión complemento o planes privados: 1.343 euros. Tasa de sustitución: 21´6%.

CONCLUSIONES.

Es necesaria una reforma en profundidad del sistema español de pensiones.

Si nos comparamos con otros países europeos estamos en unos niveles más que aceptables teniendo en cuenta, sobre todo nuestro menor nivel de riqueza.

El debate de las pensiones debe realizarse en términos de realismo abandonando postulados ideológicos que no llevan sino a debates estériles y a postergar las soluciones.

El debate de las pensiones debe sustraerse a las campañas electorales donde la demagogia fácil convierte la búsqueda de soluciones en un mercadillo de charlatanes que compiten por el quien da más, sin  explicar cómo se paga eso.

El Pacto de Toledo debe reunirse inmediatamente para, con los datos sobre la mesa, diseñar un proyecto que haga sostenible el sistema. Esto supondrá una armonización de las diferentes variables: financiación vía impuestos, contención del gasto,  factor de equidad intergeneracional (cada año que se incremente la esperanza de vida disminuye en un 5% la pensión de entrada en el sistema), preservación del poder adquisitivo de las pensiones más bajas, incremento de la edad de jubilación, ampliación del periodo de cálculo de la pensión a todo el periodo laboral, subida de pensiones en función de la viabilidad del sistema, complementación de la pensión pública con planes de pensiones privados particulares y de empresa, políticas de mejora de la natalidad etc… Una combinación   flexible y ajustada de todas estas variables en un plan a largo plazo será la fórmula para garantizar las pensiones pero que nadie piense que las soluciones no  vayan a significar sacrificios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s