CONFIANZA A RAUDALES

Mientras En Cataluña  se reactiva el desafio independentista, mientras el Parlamento de la Generalitat hace oídos  sordos y niega  la deriva terrorista de grupos de CDRs, mientras el país se enfrenta a  nuevas  elecciones,  las cuartas en cuatro años y asoma por la puerta el fantasma de la recesión económica   el Gobierno muestra una confianza  infinita en que las cosas  se arreglen o mejor dicho, en que los demás arreglen la difícil coyuntura.

El presidente en funciones, Pedro Sánchez ha mostrado su confianza en que, cita textual,  “ la extrema izquierda y la derecha cambien” y le den la investidura.  En la mis misma línea la ministra Dolores Delgado, aquella que le dijo a Villarejo lo de “éxito asegurado” cuando le hablaba de sus procedimientos de extorsión  a empresarios jueces y periodistas, dice que  “confía en que Torra se modere.”

 Todo confianza en que los demás  resuelvan el problema de la Gobernabilidad de España. Más de los mismo porque es lo que viene repitiendo el Gobierno desde  las pasadas elecciones. Lo que sucede es que  si la confianza de Sanchez no se ve  cumplida no nos podemos enfrentar a una nueva cita electoral y el sistema político constitucional entraría en una  crisis  sin precedentes.

El pasado 26 de marzo publicaba en este mismo blog un artículo titulado ¿Sabe usted con quien va a pactar su voto?  Reclamaba entonces el derecho de los ciudadanos de saber cuáles son las intenciones de los partidos políticos respecto a los pactos post-electorales.  Porque  el sentido de mi voto puede ser distinto en función de con quien  vaya a pactar  la formación política a la que apoyo en las urnas.

Hoy, después de un proceso  de negociación fallido está petición se hace todavía más acuciante. No podemos enfrentarnos a un futuro en el que el candidato al que las encuestas  dan como máximo aspirante a la presidencia diga que confía en que los demás le den sus votos. Y los demás son, todos los demás, como si fuera un cesar  emperador al que el resto debe pleitesía. Parece que la amenaza de Sánchez es: “ o yo o el caos. Elijan ustedes. Porque si viene el caos la culpa será suya.”

Los ciudadanos no merecemos que se nos ponga en semejante disyuntiva. Tendremos que ir a votar a pesar de la irresponsabilidad, bien que en distinta medida, mostrada por unos y otros. Dejar al albur de lo que hagan los otros, sin decirnos que va a hacer él para conseguir los apoyos necesarios es volver a jugar con fuego. Los ciudadanos ya estamos suficientemente quemados, tendremos que  depositar  nuestro voto en manos de quien no sea pirómano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s