EL PSOE SE PODEMIZA.

Hay quien dice que la verdadera virtualidad de las estrategias en política es que permanezcan en el terreno de sombra. “La buena estrategia es una guía oculta que apenas se intuye”, dice el columnista Rafa Latorre. Es un relato solo compartido por el sanedrín y cuya publicidad acaba con  la eficacia de su puesta en práctica.

Yo no lo creo así. Me parece que la claridad en el debate político ayuda a sacar a la luz intenciones ocultas que imposibilitan cualquier diálogo sincero y honesto. Por eso creo de sumo interés el artículo publicado este fin de semana por Manuel Escudero en el Confidencial titulado “La Nueva socialdemocracia ha comenzado en España”. Manuel Escudero es secretario de Economía y Empleo del PSOE y embajador de España ante la OCDE.

            Es de recomendable lectura porque, en primer lugar, ayuda a comprender los avatares políticos de los últimos meses en nuestro país, también porque rompe los esquemas más al uso de la socialdemocracia europea y finalmente, y este es el punto que me suscita mayor interés, porque reubica el debate ideológico entre socialdemocracia y liberalismo tan  fecundo en la historia europea.

Dicho esto, voy con una somera explicación de las ideas de Escudero.

Dejo de lado su interés por atribuir los méritos  de este cambio a Pedro Sánchez, que ha conseguido pasar de “la socialdemocracia del 15%“ del voto a la del 30%. Este ascenso, dice Escudero, se debe a la movilización del voto tradicional socialista ilusionado con un nuevo proyecto  “que ha vaciado de contenido las opciones más a la izquierda”

¿En qué consiste esta reubicación estratégica del socialismo español, según Escudero?, ¿Cúal es la nueva narrativa del PSOE?

En primer lugar, señala que este cambio no es propagandístico sino que se trata de un reposicionamiento político en toda regla.

            Hay dos ideas centrales en esta nueva estrategia: una, la puesta en primer plano del problema de la desigualdad, por delante, dice “del socialismo de salón y de gestión”.  Desigualdad de renta, de género y territorial. El segundo pilar es que el Partido Socialista se  convierta no sólo en una alternativa  a los postulados políticos  de  la derecha, sino al sistema económico generador de esas desigualdades, “una alternativa al capitalismo  del que el PSOE  ha sido un mero gestor“, dice Escudero.

            Abundando en esta idea, dice que el problema no es la redistribución de la renta sino la ”pre-distribución”, es decir  “cómo se organiza la sociedad en sus actividades de trabajo, genero, precariado, transición ecológica y lucha contra la pobreza.”

La ventaja que ofrece el artículo del Secretario de Economía y Empleo del PSOE es que a partir de ahora podremos ver con otra luz y con mayor claridad los movimientos tácticos  de su partido e interpretar la acción política  en relación con estos objetivos. Tendremos que corregir el error de pensar que detrás de la acción política de Sánchez estaba solamente su neta, descarnada  y resilente búsqueda del poder. Escudero ha dibujado el escenario estratégico de fondo y a él nos atendremos en posteriores análisis.

            Una primera aproximación me obliga a distinguir entre  el análisis de la teoría  por una parte,  el de la implementación de las medidas, por otra, y finalmente, de los resultados. Cualquier estudio, en este sentido debe mostrar la coherencia entre estas tres  fases y finalmente, la  bondad  de las medidas deberá pasar  por la demostración de sus resultados prácticos. Tenemos sobradas experiencias históricas de que las buenas intenciones, la práctica política del bien, se ha traducido en desastres sin nombre.

Inmediatamente me llama la atención como siendo tan sencilla la fórmula, ningún partido socialista de la Unión Europea ha conseguido superar sus crisis con su mera administración.

Desde el punto de vista teórico me parece una solución intelectualmente fácil adjudicar “al sistema” la culpa de la desigualdad. Hay trabajos de economistas de prestigio que atribuyen una responsabilidad importante en el incremento de las desigualdades a las políticas de expansión económica de los Bancos Centrales que cubren el incremento del gasto público de los países endeudados hasta las cachas. La política monetarista en ayuda del keynesianismo de incremento de la demanda con fondos públicos respaldados por el pozo sin fondo del Banco de Bancos. Nos encaminamos a una crisis económica y siempre que eso sucede  se multiplican las apelaciones “al sistema” como el culpable de todos los males. Nadie diseña otro sistema capaz de solucionar  todos los problemas. Quizás  en próximas entregas, Manuel Escudero, nos ilustre al respecto.

Sobre la implementación práctica de estas ideas,  el artículo ofrece alguna pista que nos permite entender la idas y venidas, los giros tácticos de Pedro Sánchez en los últimos meses. Dice Escudero que la socialdemocracia está preparada para hacer frente “a la nueva derecha populista” y señala que para ello está dispuesta a “pactar hasta con el independentistas y nacionalistas o Podemos, porque dependiendo a quien atribuya ese papel la política de pactos será una u otra. Así que en este capítulo: incertidumbre a la espera de los resultados electorales. Pero al margen de las políticas de pactos, que exige esta nueva estrategia socialista, los verdaderos resultados los tendremos en los próximos cuatro años, porque parece que Pedro Sánchez va a tener la oportunidad de  ponerla en práctica. Sin duda vamos a vivir  emociones intensas.

PD. El Mundo.

Vuelve Piketty

Seis años después de publicar su libro El Capital, el economista francés Thomas Piketty, acaba de lanzar su nueva obra de 1.232 páginas Capital et Ideologie con revolucionarias propuestas para una socialdemocracia europea que considera desnortada frente a la desigualdad. Propone que los trabajadores ocupen el 50% de los órganos de gobierno de las empresas y limitar al 10% el poder de cada accionista con más peso. También elevar los impuestos a los más ricos hasta alcanzar ¡el 90% de su patrimonio! Asume que desaparecerán con ello «los milmillonarios», pero lo ve saludable para una sociedad más justa. ¿Y con lo recaudado? Pide que todo joven a los 25 años pueda recibir «una dotación universal de 120.000 euros» para afrontar sus vidas. Vendió 2,5 millones de ejemplares de El Capital en todo el mundo y no hay que menospreciar su influencia en el nuevo debate europeo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s