AHORA MISMO, TODO ES POSIBLE.

Lo más prudente, ahora mismo, es decir que todo es posible, que nada está decidido, que no se sabe cómo va a terminar esto de las negociaciones para formar gobierno en España. Porque todas las posibilidades permanecen abiertas.

            Es probable que la próxima semana, Pedro Sánchez no sea investido presidente del Gobierno, o como diría el gallego Rajoy, que sí. Pero si no fuera elegido se abre un abanico de posibilidades que ahora nos parecen inverosímiles  pero que  en Septiembre o Noviembre pudieran ser reales.Me explico.

            Si Sánchez es derrotado la próxima semana podría  acudir a una segunda votación antes de finales de Septiembre con los mismos socios que ha buscado o con otros. La sentencia del Tribunal Supremo sobre los acusados del Proces pondría muy difícil su entendimiento con los independentistas y con Podemos por lo que el escenario más probable es que acudamos a unas nuevas elecciones en Noviembre. No sería descartable tampoco una oferta a Ciudadanos para formar un Gobierno de coalición sobre la base del programa que pactaron en 2016. Tienen ya bastante camino andado.

            Es también muy lógico que no haya grandes cambios tras estas elecciones. Podrían bajar Vox y Ciudadanos, descendería Podemos, máxime si concurre Errejón  con un nuevo partido y se reforzarían PSOE y PP. Este es un escenario probable, pero quien sabe. De cualquier forma  los bloques no sufrirían grandes cambios. Lo que si puede cambiar  es la actitud de los partidos constitucionalistas si se produce un recrudecimiento de la situación social en Cataluña como consecuencia de la sentencia. Lo que ahora parece difícil, el entendimiento de los partidos constitucionalistas, podría verse como absolutamente necesario.

Así que hay dos elementos claves: la sentencia y su repercusión en Cataluña, y en posible cambio de  estrategia política de los partidos constitucionalistas que quedaría plasmado en campaña electoral a favor de una mayor flexibilización en  materia de pactos.

¿Qué repercusión tendría en Navarra?

Parece que Chivite tendría muy difícil retrasar su investidura a  los plazos que marque esta nueva dinámica, recordemos, siempre que Sánchez no resulte elegido la próxima semana.  Si Chivite es elegida presidenta con los votos de Geroa Bai y Podemos,  a  la vuelta del verano podríamos encontrarnos ante una crisis de Gobierno en Navarra que abriría a su vez  la perspectiva de nuevos pactos o nuevas elecciones.

Como digo, todo esta abierto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s