NO SR. GABILONDO, NO.

El periodista de la Ser y de Prisa, Iñaki Gabilondo colgaba esta pasada semana un nuevo video con su valoración sobre  los pactos en Navarra y  mostraba su  oposición a la política de línea roja con EH Bildu. Su editorial televisivo lo titulaba “Traición a la Palabra dada.” Su argumento central era el siguiente: Se dijo a  Eta y a su mundo que la democracia  permitía defender sus ideas en el debate político parlamentario y se pregunta ¿Eran promesas trampa?.

Vamos a ver, que un reputado y experimentado periodista utilice argumento tan falaz y poco serio, por lo que diré a continuación, solo puede responder a dos motivos: O su reputación es inmerecida o es conocedor de su falsedad y utiliza su tribuna para defender  desde sus intereses  empresariales una política, la del Partido Socialista, que ha dejado claro su interés de blanquear a Bildu porque necesita sus votos  o su abstención desesperadamente.

Por supuesto que todos defendimos la necesidad de que el mundo de Eta dejara las armas y recurriera a vías pacíficas y parlamentarias para defender sus ideas. Nadie lo niega. Pero que tiene que ver eso con  poner alfombra roja a sus postulados políticos y permitir que vaya cumpliendo sus objetivos.  Confundir ambas cuestiones es algo incalificable y sólo se entiende desde la defensa acrítica de una política que a un periodista reputado le debiera repugnar.

 ¿Acaso olvida el señor Gabilondo que Otegi es incapaz de condenar el terrorismo de Eta, que existen más de 300 asesinatos sin aclarar, que los miembros de la izquierda abertzale siguen amenazando, insultando y reduciendo a  sus vecinos en numerosas localidades navarras al ostracismo y al silencio.

No señor  Gabilondo, no fueron promesas trampa, por lo menos las que les ofrecimos a los partidarios de la violencia terrorista. La prueba es que están  en las Instituciones porque hay un sector de los votantes que así lo ha querido. Hasta ahí se ha cumplido la palabra dada, según su expresión. Pero ni un centímetro más, máxime si no han  abandonado la violencia callejera e intimidatoria, si no han contribuido a aclarar los asesinatos, si siguen diciendo que abandonaron las armas por un interés estratégico, si siguen defendiendo que tenían derecho a hacer daño, si siguen persiguiendo a quien no piensa como ellos. Acuerdese,  son recientes los casos de Alsasua y Etxarri Aranaz o los homenajes a los etarras que salen de al cárcel.

            Pero dice usted algo que me deja alucinado. Cito textual:

“Si una identidad  en Navarra tiene que renunciar a sus derechos, a defender sus posiciones democráticamente, ¿qué porvenir podemos tener? ¿puede pedírsele  eso a alguien en nombre de la democracia? Eso si que es una traición a nuestra palabra?

Pero quien les pide que renuncien a su derecho a defender sus posiciones políticas. No me puedo creer que usted no distinga entre el derecho que tiene a defender sus posiciones y el que los demás tengamos que aceptarlas por el hecho de que hayan dejado de matar

Oyéndole me surge la duda de a que palabra dada se refiere. Porque no se ha faltado a la palabra de  acoger a los independentistas abertzales en las instituciones. Ahí están.  ¿Hay otras palabras dadas que no conocemos? ¿A esas se refiere usted?  Cada día me parece más urgente que se publiquen las actas de la negociación con Eta  redactadas por los mediadores que asistieron a las reuniones. Quizás, y digo quizás, empecemos a comprender algo más de este embrollo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s